Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

 

DISTINCIÓN DEL COLEGIO DE INGENIEROS DE CAMINOS, CANALES Y PUERTOS

El Colegio reconoce a Antolín Martín Rubio por ser un referente en la Ingeniería en Málaga, donde ha desarrollado con “acierto, rigor y brillantez” una exitosa trayectoria de 40 años como ingeniero de obras

La distinción se entregará el sábado 19 de mayo en el Gran Hotel Miramar, donde está confirmada la asistencia de numerosas personalidades

El presidente de Guamar se admira del “espectacular” desarrollo de Málaga y confía en que seguirá progresando en el mismo camino, el de una “ciudad moderna y habitable, dotada con los últimos adelantos técnicos”

El Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos ha nombrado Ingeniero del Año de la Provincia de Málaga 2018 a Antolín Martín Rubio, presidente de la empresa constructora GUAMAR, por ser “un referente de la Ingeniería en Málaga”, donde ha puesto su sello desde que en 1977 desembarcara con Ferrovial para la construcción de la Autopista de la Ronda Oeste. Cuarenta años en una provincia y en una ciudad que ha visto prosperar con sus innumerables obras, como las intervenciones en el AVE Antequera-Málaga (en su tramo del nudo Bobadilla-Antequera), la Autovía de la Costa del Sol Málaga-Algeciras, la Autovía del Guadalhorce o la renovación de la Plaza de la Marina y, en estos momentos, la transformación de la plaza de toros de La Malagueta en un centro cultural, entre otras.

El Representante del CICCP en Málaga, Ángel García Vidal, ha reseñado la extensa trayectoria de Martín Rubio como ingeniero de obra, “su buen hacer en nuestra profesión y su desempeño con acierto, rigor y brillantez” de cuantas responsabilidades ha ostentado. “Ha logrado no sólo sostener con éxito su empresa Guamar durante 32 años, pese a las vicisitudes de la última década, sino auparla al mapa internacional dando el salto a Perú” al frente de un equipo de compañeros altamente cualificado. Todo ello lo hacen merecedor, como ha subrayado García Vidal, de “nuestra más alta distinción”.

El galardonado ha manifestado su “gran satisfacción” por este reconocimiento. Confiesa que lo primero que pensó cuando se lo comunicaron no fue en él, sino en la alegría que se llevaría su familia y el equipo humano de Guamar. De la Málaga que encontró hace cuarenta años poco queda. “Málaga ha experimentado un desarrollo espectacular, gracias a la construcción de grandes infraestructuras y al planeamiento de importantes bolsas residenciales que la han convertido en una ciudad cómoda y muy habitable. Un camino en el que debe seguir progresando”, ha apuntado Martín Rubio, quien en su visión de futuro ve “una gran ciudad moderna, como la de hoy, dotada de los últimos adelantos técnicos”.

A los ingenieros de caminos les pide que tengan confianza, “que el trabajo irá apareciendo y aumentando”, y que sigan formándose en las nuevas técnicas que surgen. En su opinión, la “especialización es fundamental”, la realización de un Máster, y abordar el trabajo en equipo, “incluso montando UTES como se viene ya haciendo”.

Martín Rubio se convierte en el cuarto Ingeniero del Año de Málaga, distinción que recuperó en 2015 el Representante Provincial del Colegio, Ángel García Vidal, para reconocer “toda una vida al servicio de la profesión y al servicio de Málaga”. La entrega del galardón se realizará el sábado 19 de mayo en una comida en el Gran Hotel Miramar, en la que está confirmada hasta el momento la asistencia del Alcalde del Ayuntamiento de Málaga, Francisco de la Torre Prados; del Director del Área de Fomento e Infraestructuras de la Diputación de Málaga, Andrés Gutiérrez Istria; del Jefe del Servicio de Proyectos y Obras Jefe de la Demarcación de Costas de Andalucía Mediterráneo, Manuel Béjar Luque; del Concejal Delegado de Ordenación del Territorio y Vivienda del Ayuntamiento de Málaga, Francisco Pomares Fuertes; y del Gerente de Urbanismo, José Cardador Jiménez.

Perfil del premiado
Salmantino de nacimiento y malagueño de adopción y de corazón, tras más de media vida en esta tierra. El más pequeño de siete hermanos, Antolín Martín Rubio (1943) siempre supo que quería convertirse en Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, un sueño que hizo posible su padre al trasladarse de Salamanca a Madrid para que sus hijos estudiaran. La construcción de las grandes presas en el entorno de su pueblo natal, Vitigudino, le insufló con ocho años una semilla que le llevaría a hacer de la Ingeniería su vida. Tras terminar sus estudios en 1970, desempeñó su labor en las empresas constructoras Labasa, Corsan y Ferrovial, con quien llegó a Málaga en 1977. Nueve años más tarde fundaría su propia firma, Guamar, de la que es presidente.

+ Info: Nota de Prensa [Aquí]

 

Uso de cookies

CaminosAndalucía utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies