DEMARCACIÓN DE ANDALUCÍA, CEUTA y MELILLA DEL CICCP

El Decano adelanta las oportunidades laborales en las futuras actuaciones de protección de las costas andaluzas para hacer frente al cambio climático y por el dinamismo inversor de los puertos del territorio regional

La costa andaluza ha sido la primera a nivel nacional en concluir el estudio integral de las Estrategias para la protección de la costa –que deberán aplicarse y ejecutarse- considerando los efectos del cambio climático. A principios de abril se presentó el informe sobre las provincias de Cádiz, Málaga y Almería y ya contábamos con los estudios de Huelva y Almería, realizados previamente. Un diagnóstico pormenorizado y riguroso que constituirá la base para las próximas acciones y que integrará el futuro Plan Nacional para la Protección de la Costa. Esta confluencia temporal con el culmen de la undécima edición del Curso de Especialización Práctica de Ingeniería Marítima gesta “una oportunidad inigualable” a aprovechar con la que el Decano de la Demarcación de Andalucía, Ceuta y Melilla del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Luis Moral Ordóñez, animó a la treintena de alumnos el 23 de abril en la apertura del tercer y último módulo del curso, dedicado a la Ingeniería de Costas.

Moral Ordóñez avanzó también que el próximo número de nuestra Revista CAMINOS Andalucía, que saldrá a mediados de mayo, compendia en un especial de Puertos y Costas todas las inversiones previstas en los puertos del Estado de Andalucía y en los puertos regionales y se ofrecerá una visión general de sus líneas estratégicas para marcar el rumbo de los puertos del futuro. “La revista mostrará la notable actividad inversora en los puertos de Andalucía y, con ella, las oportunidades que se crearán para ingenieros formados y especialmente preparados como vosotros”, subrayó. Tras esto dio paso a la Free Open Class ‘La complejidad de la Costa de Huelva’, ofrecida por el profesor Javier Enríquez Fernández, Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos Director Técnico de HIDTMA.

Enríquez Fernández repasó la naturaleza del litoral onubense centrándose en cuatro focos: Isla Canela, El Rompido, Huelva y Playa Castilla; y argumentó la complejidad de las posibles soluciones ingenieriles por el dinamismo de sus procesos transformadores –con amplias zonas de erosión y acumulación de sedimentos -, las altas tasas de transporte de sedimentos (100.000-300.000 m3) y el elevado proceso urbanizador de la línea de costa. Apuntó también la influencia y el peso en las actuaciones de la tasa muy elevada del nivel medio del mar, la gran extensión de zonas protegidas, la interferencia de las infraestructuras portuarias y, de forma preeminente, de las presiones para la construcción de espigones (Isla Canela, La Antilla, Matalascañas), con las repercusiones posteriores en la homogeneidad de la línea costera.

El director técnico de HIDTMA se extendió en el estudio de Isla Canela, mirando a los años 50-60 y los efectos de las obras de encauzamiento y consolidación de la desembocadura en 1974, y su evolución en el tiempo con la trasformación total y constante de su frente de costa. La evolución a medio-largo plazo, según las previsiones de este experto, señala hacia una erosión muy intensa en todo el frente urbanizado de la playa de Isla Canela, con la desaparición de a largo plazo desde San Bruno hasta la escollera de defensa; y, en contrapartida, el crecimiento hacia el oeste de la playa de Punta del Moral, aunque se verá afectada a la larga por la desaparición de Isla Canela, suministradora de sedimentos. Enríquez Fernández analizó distintas alternativas para su regeneración, como la demolición parcial del dique de encauzamiento o la aportación periódica de arena; abordando también el proyecto presentado en 2014.

Señaló la elevada tasa de crecimiento de la Flecha de El Rompido, que estaba en 32 metros al año y se ha suavizado a unos 25; hizo hincapié en la “sorprendente” transformación de la ría de Huelva a raíz de la construcción del Dique Juan Carlos I; alertó de la pérdida de acantilados en Matalascañas y mostró el proyecto de regeneración de 2018; así como el presentado para La Antilla un año después.