Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

“En Colombia se está produciendo un enorme desarrollo en las infraestructuras del país (…). Lo más importante son las licitaciones de carreteras Cuarta Generación (4G) de Concesiones Viales de Colombia”

IGNACIO ECHARTE RAMOS

Responsable de Ingeniería en la Constructora Norberto Odebrecht

¿Cómo, cuándo y por qué decidió trasladarse a Ecuador?

Me trasladé a Ecuador por una Oferta Laboral de la empresa AECOM INOCSA para trabajar como Especialista Vial en la Fiscalización (lo que en España se denomina Dirección de Obra) de la Fase I de la Ruta Viva, vía que conecta el Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre con Quito.

¿Qué proyectos acometió usted en Ecuador?

Fase I de la Ruta Viva, de la Avenida Simón Bolívar al Puente de San Pedro, como consultor y fiscalizador de obra (AECOM — INOCSA). Fase II de la Ruta Viva, del Puente de San Pedro al Puente del Chiche, como Responsable de Ingeniería en la Constructora Norberto Odebrecht.

¿Recomendaría alguna zona concreta para trasladarse a trabajar a Ecuador?

Ecuador en general es un gran país muy cómodo para vivir, fácil de recorrer y en el que la gente es amable y abierta, por lo que en general cualquier zona es buena para instalarse. Desde mi experiencia personal recomendaría específicamente Quito (especialmente Cumbavá, que es un zona residencial a 10 kilómetros de la capital) y Cuenca, que es una dudad colonial y muy bien cuidada.

¿Son mejores las condiciones de vida para un ICCP en Ecuador que en España? ¿Y en Colombia?

En mi opinión, ahora mismo las condiciones, sí son mejores en ambos países. En general, en Sudamérica todavía existe ese respeto y reconocimiento a la profesión de Ingeniero Civil y la responsabilidad que conlleva. En España motivado por la crisis económica y la reducción sustancial de las inversiones, las oportunidades son menores.

Ya que cuenta con experiencia laboral en diferentes países ¿Cuáles son los principales cambios que ha experimentado en el trabajo como ICCP al pasar por diferentes destinos?

Cada cambio conlleva un periodo de adaptación, de conocimiento y por lo tanto de crecimiento que para mí resulta muy interesante. Lo que en España puede ser aceptado, en Ecuador o Colombia puede ser una falta de respeto y viceversa… la manera de hablar, la forma de pedir las cosas, la forma de relacionarse… Por ejemplo, en Ecuador es difícil que alguien te diga: No, porque lo consideran de mala educación, de esta forma a veces te dicen Sí, pero tienes que aprender a interpretarlo. Igualmente las cosas cambian entre países de Sudamérica, por mi trabajo y por la estructura de mi empresa, tengo la oportunidad de trabajar con gente de muy diversas nacionalidades (ecuatorianos, colombianos, brasileños, peruanos, etc) y cada uno tiene su forma de ser y de trabajar típica de su país de origen, conocer cada una de estas maneras para interactuar con cada persona es uno de los retos, pero sobre todo una de las riquezas que tiene mi trabajo aquí. Llegados a este punto mi consejo es adaptarse a las costumbres (por ejemplo horarios de comidas y cenas, comidas típicas, expresiones del idioma, etc) del país lo más rápido posible para de esta manera integrarse y sentirse cómodo en el país que va a ser su hogar a partir de ese momento.

¿Cómo se produjo la posibilidad de ir a trabajar a Colombia?

A través de mi empresa Odebrecht, cuando cerramos la Fase II de la Ruta Viva en Ecuador surgió la posibilidad de movilizarse a Colombia puesto que estaban buscando un responsable para el área de ingeniería de la Transversal de la Ruta del Sol entre Gamarra y Río de Oro (concesión Vial), el hecho además de que el consultor elegido por Odebrecht para esos estudios fuera español (Ayesa) también fue un punto a favor puesto que se necesitaba alguien que coordinara esos diseños entre constructora y consultor.

Un informe del ICEX del año 2013 informaba que el país preveía invertir 6.800 millones de euros al año en infraestructuras, ya que existía un retraso en las mismas ¿Qué han supuesto estas inversiones? ¿Quedan actuaciones por realizar?

Está suponiendo un enorme desarrollo en las infraestructuras del país, que efectivamente estaban retrasadas tanto en conservación como en secciones transversales existentes. Lo más importante son las licitaciones de carreteras 4G, vías de cuarta generación, formalmente Cuarta Generación (4G) de Concesiones Viales de Colombia, consistente en un programa de mejora de infraestructura vial que plantea la construcción y operación en concesión de 8,000 km de carreteras, incluyendo 1,370 km de doble calzadas, y 159 túneles, en más de 40 nuevas concesiones. Estas licitaciones salen por paquetes a los que llaman “olas” y por el momento se está en la tercera ola (primera y segunda fueron ya adjudicadas con 19 proyectos por 24 billones de pesos aproximadamente). La tercera da cuenta con 10 proyectos con una inversión de 11 billones de pesos aproximadamente.

En este mismo informe se indicaba que el índice de calidad de las infraestructuras en Colombia se encontraba por debajo del promedio del grupo de 6 países con las expectativas mayores de crecimiento de esta década ¿Las inversiones realizadas han logrado elevar el nivel del país?

No conozco cuales eran los países del informe del ICEX, pero efectivamente la calidad de las infraestructutus en Colombia se encuentra por debajo, según mi experiencia, de las de Ecuador donde las infraestructuras viales han alcanzado un nivel bueno debido a la inversión realizada desde hace 10 años. En Colombia esta inversión empezó más tarde y su modalidad es diferente (Concesión) pero los frutos de dicha inversión ya empiezan a aparecer como puede comprobarse en la propia Ruta del Sol en la que ya existen 255 km de doble calzada, habiéndose conseguido el record del país, el año pasado, con una longitud asfaltada de doble calzada de 121 km.

La Oficina Comercial del ICEX en Colombia tenía constancia de que en el año 2013 había unas 40 empresas de consultoría e ingeniería española con presencia en el país. Con el efecto llamada de la inversión prevista por el Gobierno ¿Ha aumentado la presencia de empresas españolas en este país?

Desde luego, las empresas españolas no se han quedado atrás en presencia en el país dada la inversión que se está realizando, y esta tendencia va en aumento, como he podido comprobar en los congresos a los que he asistido en Bogotá y en reuniones mantenidas con la Administración. Se pueden encontrar muchas constructoras y consultoras españolas involucradas en las concesiones viales de cuarta generación que se están desarrollando.

El embajador de Colombia en España, Alberto Furmanski, en unas declaraciones a la revista “América Económica” explicó que “las expectativas de crecimiento para 2016 se sitúan entre el 2’5% y el 3%, y que en un futuro cercano esperaban un crecimiento medio del 5%”. Con esta perspectiva ¿Se mantendrá las oportunidades en el mercado laboral de los ICCP?

En estos momentos, como hemos comentado anteriormente, existen las oportunidades y la inversión (fundamental para que sigan creciendo las oportunidades), pero hay que analizar en los próximos meses si la disminución del precio del barril de petróleo, que afecta gravemente a la economía aquí, produce una ralentización en dicha inversión.

¿Recomendaría la salida a sus compañeros a alguno de los dos países en los que ha estado trabajando? ¿Por qué?

Por supuesto recomendaría Ecuador y Colombia a todos mis compañeros Ambos países tienen gran riqueza, son muy hospitalarios y además del desarrollo profesional, ofrecen nuevas experiencias y conocer lugares que son de un valor incalculable. Además el crecimiento personal y profesional es muy importante por la posibilidad de trabajar de formas distintas y con personas de otras culturas.

Uso de cookies

CaminosAndalucía utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies