Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Entrevista en la Revista CAMINOS Andalucía · OCT-NOV-DIC 2017

Ningún país de los que conozco ha recibido a las empresas españolas con tanta apertura profesional como México (…) Hay 31 estados para desarrollar

Se generan continuamente proyectos de infraestructura en los que participar y la inversión europea confía en empresas españolas para su desarrollo

Nada que ver con la situación de España. México es la undécima economía mundial. (…) Se respira actividad económica por todas partes


IGNACIO CARAZO CARAZO. DIRECTOR GENERAL EN VORSEVI MÉXICO
+ Info: Entrevista en PDF [Aquí]

 


¿Cómo y cuándo se produjo su traslado a México?

Mi experiencia en México se remonta al año 1995 cuando vine a colaborar dentro de un programa de la Agencia de Cooperación Internacional de España en una Universidad Privada de Guadalajara, como profesor de “Teoría y Cálculo de Edificios Inteligentes”, dado que mi gran interés por las estructuras. Seguidamente, y como era el auge de las telecomunicaciones por cable, trabajé para una empresa de Telecom muy conocida de estas tierras. Esta experiencia no duró mucho pero podemos decir que, desde entonces, siempre he estado muy vinculado a México, al menos emocionalmente.
Mi segunda etapa laboral en México comenzó en el año 2008, cuando fui partícipe de la apertura de Vorsevi México y de su consolidación y crecimiento gracias al esfuerzo de muchos compañeros. Desde entonces he estado viajando de manera recurrente a este país cada dos meses aproximadamente, mientras dividía mis esfuerzos entre otros países de Centroamérica y América del Sur, como director técnico del Grupo Vorsevi y apoyando en la creación de las nuevas sociedades en el extranjero y su implantación.
Finalmente, mi llegada definitiva a México como director general de la compañía se produjo en Marzo del 2015, para centrarme en la empresa mexicana de Vorsevi. Gracias a esto, desde entonces no viajo tanto y puedo disfrutar de mi familia prácticamente a diario, que ya lo íbamos necesitando.

¿Qué concepciones erróneas tenía del país antes de vivir en él y qué le ha sorprendido más?

No soy persona de ideas preconcebidas, de hecho intento continuamente huir de valoraciones y prejuicios. La verdad es que es un país de contrastes que no deja de sorprenderme constantemente. Eso es muy bueno y muy malo a la vez, pero sobre todo es un país surrealista en el que coexisten la modernidad y el pasado en un equilibrio asombroso. Ya dijo Salvador Dalí en una entrevista en el año 1971 que hizo para Jacobo Zabludovsky, un periodista mexicano en un programa de televisión, en el que a la pregunta de si viviría en México (aquí vivían muchos amigos del pintor como Frida Kahlo, Diego Rivera, …), contestó que jamás viviría en un país más surrealista que él mismo…
Cuando digo que es surrealista me refiero a que es sorprendente en todos sus aspectos. Todo es posible, siempre que lees o escuchas algo, por difícil de creer que parezca, puede haber ocurrido o podría suceder en cualquier momento.

¿Qué aspectos positivos y negativos profesionalmente hablando le está aportando su experiencia en México?

México es un país muy rico y con enormes posibilidades de crecimiento profesional. Lamentablemente, después de la devaluación de 1993 en la que 1000 pesos mexicanos pasaron a ser 1 peso mexicano, el empobrecimiento de la economía imposibilitó que muchos jóvenes se formaran en las universidades, desapareciendo prácticamente la inversión pública y por tanto el interés en la ingeniería civil. Este vacío de titulados universitarios y la carencia de fuertes empresas con experiencia en construcción, ha sido paradójicamente la salvación de muchas empresas de construcción españolas y de compañeros de la ingeniería civil que han emigrado a este país tan acogedor.
Ningún país de los que conozco ha recibido a las empresas españolas con tanta apertura profesional como México. De hecho, no hay más que recordar cuando en España había licitaciones y obra para todos, lo difícil que era encontrar una empresa extranjera adjudicataria de contratos públicos. Si las había, pero sólo unas pocas y en nichos de mercado muy concretos, todo lo contrario que en este país.
En México los negocios se hacen de manera muy diferente, siempre aprendes, lo cual es un continuo aprendizaje e incentivo profesional para nosotros en los tiempos actuales.

Tenemos entendido que el gobierno está activando medidas para favorecer el asentamiento de empresas extranjeras, la inversión en el país y la correcta consecución de los proyectos a licitación. ¿De qué modo se está materializando esta iniciativa y cómo ha beneficiado a las empresas españolas?

Hay una línea de actuación de Proméxico para el fomento de proyectos estratégicos fundamentada en las condiciones de estabilidad macroeconómica, en contraste con la inestabilidad política de otros países de centro y Sudamérica. Esta circunstancia, junto a la cada vez mayor cantidad de mano de obra calificada a un coste muy competitivo, atrae la inversión a México antes que a otros países del entorno. El mayor reflejo de esta inversión extranjera es en el sector del automóvil, aeronáutico y de energías renovables, como he comentado. Esta inversión genera continuamente proyectos de infraestructura en los que poder participar, y la inversión europea generalmente confía en empresas españolas para su desarrollo.

¿Existen a medio y largo plazo oportunidades reales en el país para las empresas y profesionales españoles de la ingeniería y la construcción?

La economía actual está en desaceleración debido a la bajada del petróleo sobre todo. Además se avecinan elecciones presidenciales el próximo año, por lo que no se esperan grandes inversiones públicas hasta el 2019. Queda un 2018 difícil, sin embargo hay otras inversiones de capital privado que no se ralentizan.
Ya me dijeron aquí hace mucho tiempo que México está acostumbrado a vivir en crisis, por lo que si la inversión pública se resiente, para eso está la iniciativa privada y ésta es muy potente. Qué duda cabe que es de gran ayuda la inversión mediante formatos de asociación público privada, gracias a que tenemos una ley muy desarrollada para ello. En este sentido, desde mi punto de vista, de lo mejor que ha hecho el gobierno actual ha sido el fomento de la inversión en energías renovables, atrayendo una inversión sin precedentes desde España, Estados Unidos o Alemania, entre otros países.

Según informes del país, existen ciertos escollos en la contratación pública por culpa de los problemas de corrupción y la incapacidad del gobierno de realizar una planificación a largo plazo. ¿Se han visto afectados por estas circunstancias?

El mayor problema de México es la temporalidad de los gobiernos. En mi opinión tan malo es que un presidente no pueda ser reelegido (como es el caso de México), como que se perpetúe en el poder. El periodo de gobierno aquí es de 6 años, y lamentablemente, los planes de inversión tienen un marcado carácter sexenal. Lo peor de todo es que no existe la debida continuidad entre mandatos, y los empleados públicos son generalmente reemplazados por cada equipo de gobierno.
No se trata de incapacidad, sino de temporalidad. Es increíble como son capaces de sacar adelante proyectos de una envergadura brutal en plazos increíbles, eso sí, siempre condicionados a una variable voluntad política.
Cuando llevas tiempo en México aprendes de los ciclos políticos y tratas de generar mecanismos para evitar los altibajos en la inversión pública, sea diversificando en sectores como en clientes.

En la actualidad parece que se ha producido un parón en la inversión prevista en el país por el empeoramiento del panorama económico, ¿Se asemeja la situación a la vivida en España o no es tan negativa como informan desde los medios locales?

Es cierto que la bajada del precio del crudo de petróleo afectó a algunos megaproyectos que estaban previstos, pero nada que ver desde mi punto de vista con la situación en España u otros países que me ha tocado conocer. México es la undécima economía mundial, tiene muchas materias primas (minería y petróleo), es el séptimo productor de automóviles del mundo. Ni qué decir de la importancia del turismo y de los más de 30 mil millones de dólares al año en remesas de los emigrantes que trabajan en Estados Unidos. No hay prácticamente paro en un país de más de 180 millones de habitantes, Estados Unidos necesita a México. Eso se nota y se respira actividad económica por todas partes.

¿Recomendaría este país a algún ingeniero que esté pensando emigrar? ¿Por qué?

Absolutamente, claro que sí. No es un país fácil pero el idioma y la similitud en nuestro modo de vida ayudan sin duda. Ni siquiera Guatemala, con la proximidad a México es tan parecida en nuestro carácter y modo de vida. Algo así como Portugal y España, limítrofes y con pasado común, pero diferentes en cuanto a costumbres, comportamientos y horarios, por ejemplo.
Desde el punto de vista profesional hay mucho que hacer aún. El país es tremendamente rico y enorme en extensión. Poco a poco los grandes trabajos van saliendo del entorno de la capital a otros estados, y hay nada más y nada menos que 31 estados para desarrollar nuestra profesión.

 

Ferrocarril y renovables, en auge

¿A qué puede aspirar un ICCP en México? ¿Cuáles son los perfiles más demandados y las condiciones laborales de los mismos?

Actualmente hay muchas oportunidades en ferrocarril y en renovables. En estos sectores aún no tienen tanta experiencia las empresas locales y de aquí salen los perfiles más demandados. La empresa mexicana lo sabe, busca posicionarse en estos sectores y aprende muy rápido, por lo que hay que darse prisa. Las condiciones laborales, son un puro reflejo de la sociedad del país, con tremendas desigualdades en cuanto a salarios incluso para los mismos puestos. Sin embargo, al cabo del tiempo es muy posible destacar y mejorar tu posición laboral manteniendo un fuerte compromiso con la empresa y gracias al esfuerzo y trabajo diario.

 

“Lo ideal para encontrar trabajo pronto, es venirse”

¿Cuál sería la fórmula óptima para abordar la búsqueda de empleo en México (desde España o trasladándose a México, en empresas locales o españolas, zonas, concretas con mayores oportunidades…)?

La fórmula tradicional de venir desde España con el contrato debajo del brazo, ha pasado a mejor vida. Ya hay muchos profesionales españoles en México y lo habitual es que las nuevas contrataciones se cubran con personas ya expatriadas. Por otro lado, es cada vez más frecuente el “canibalismo” del personal entre las empresas, dado que las nuevas empresas que van llegando, conocedoras de que llegan más tarde al mercado, tienden a contratar gente con experiencia previa en el país y así intentar recuperar el “tiempo perdido” en la medida de lo posible.
Yo siempre aconsejo a los compañeros que me preguntan, que lo ideal para encontrar trabajo pronto, es venirse a México. Una vez aquí es más sencillo ubicarse y encontrar empresa. El primer trabajo en el país es fundamental para conseguir la residencia y permiso de trabajo, una vez conseguido esto es relativamente fácil mejorar la posición y la empresa elegida, en caso de que no sea la adecuada.
Las empresas mexicanas valoran mucho al profesional español por lo que es muy sencilla la incorporación al mercado de trabajo local, pero si es cierto, que los comienzos sin experiencia previa son difíciles.
De inicio no suelen estar bien remunerados estos trabajos, sin embargo el trabajo para empresas locales es una etapa cada vez más obligada para los jóvenes, y una vez demostrada la valía, el recorrido profesional es tremendo. Podemos aportar mucho en capacidad de trabajo y en compromiso con la empresa, aspectos que aquí no son tan frecuentes como en España.

Uso de cookies

CaminosAndalucía utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies