Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

 

José Abraham Carrascosa durante la entrevista con ABC

Andalucía vive instalada en el bucle del «gerundio»: anunciando, prometiendo y reprogramando obras que nunca se hacen, se queja el decano del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos en Andalucía, Ceuta y Melilla. Carrascosa pide que las infraestructuras queden fuera del campo de minas de la batalla política y que los gobiernos hagan más y prometan menos.

¿En Andalucía sobran planes y promesas y faltan proyectos reales?

Efectivamente. Siempre escuchamos promesas que se repiten y obras que se reprograman. La realidad es que pocas terminan haciéndose.

¿A veces lo que sucede es que el dinero figura en los presupuestos públicos pero no se gasta?

Así es. El tren del Corredor Mediterráneo resulta que no llegará hasta 2023 a Andalucía, más los otros ocho años que lleva el proyecto de aquí para atrás. No existe garantía plena de que se vaya a llevar a cabo si hay otro gobierno. Bastaría, por ejemplo, una pequeña inversión para realizar la S-40 (la autovía de circunvalación de Sevilla). Lo mismo sucede con el famoso ferrocarril de la Costa del Sol, que se anunció a bombo y platillo siendo presidente de la Junta Manuel Chaves. Han pasado otros dos presidentes y aún seguimos en la firme promesa que algún día se hará. El AVE a Huelva y a Cádiz son otras promesas del siglo pasado. En Sevilla aún sólo tenemos una línea de Metro y hay tres administraciones intentando ponerse de acuerdo para sacar media línea. Así, una detrás de otra en cada provincia de Andalucía.

¿Debería retomarse el modelo de colaboración público-privada para construir infraestructuras?

Hemos pasado por épocas en las que se anunciaba a bombo y platillo una inversión de 6.000 millones con este modelo de concesión, cuando gobernaba José Antonio Griñán, a otras épocas, con IU en la Consejería de Fomento, en las que se denostaba la colaboración público-privada. Se puso la primera piedra de la autovía Iznalloz-Darro (Granada) con este sistema y todavía no se sabe qué se va a hacer con el contrato, a pesar de que está funcionando en otras partes del mundo.El mismo gobierno que ha defendido a muerte este modelo, luego lo ha denostado. Se utilizó para hacer el Metro de Sevilla, pero no para el Metro de Granada. Nuestros políticos viven de anunciar cosas aun a sabiendas de que no se van a hacer. Señores, anuncien cuatro proyectos en lugar de cuarenta, pero háganlos. El problema es que con el dinero de dos cosas se trata de contentar a doscientos alcaldes cuando hay lo que hay y tenemos lo que tenemos. Se necesita gente valiente, en el Gobierno andaluz o en el de España, que le diga a la gente la verdad.

Como ha mencionado antes, el tren del Corredor Mediterráneo no llegará a Andalucía hasta 2023. Aún quedan seis años. ¿Ha habido falta de presupuesto o desinterés político?

Las dos cosas. Ha habido una falta de presupuesto importante porque hemos pasado una crisis profunda en la que no había dinero. Pero, curiosamente, se han hecho más obras de ese mismo corredor en otras regiones que no son leales con el país. A lo mejor deberíamos ser menos leales.

¿La estrategia de los grandes partidos de pactar con los nacionalistas han perjudicado a Andalucía en el reparto de las inversiones?

Siempre que había una negociación con los nacionalistas, perdían el resto de las regiones. Andalucía ha sido una de las más perjudicadas desde hace mucho tiempo. El gran cambio en Andalucía se produce a raíz de la Expo 92, pero el problema es que nos estamos quedando otra vez atrás y eso conlleva retraso económico.

La Junta desistió de hacer el tramo de AVE de Sevilla a Antequera tras gastarse 277 millones. ¿Puede ser el proyecto de «bypass» de Almodóvar del Río una alternativa para unir Sevilla y Málaga por alta velocidad?

No es una alternativa sino una solución provisional. Se le debe dar continuidad a lo que está hecho del AVE a Antequera cuanto antes mejor. Quizás se habría perdido más dinero si se hubiesen continuado las obras sin tener lo suficiente para acabarlas. Pero sí creo que no se debe de abandonar. Andalucía necesita un eje ferroviario transversal. Tiene un tamaño parecido a Portugal y qué mejor desarrollo para la región que unir por tren Huelva y Almería, como sucedió con la A-92, que supuso un cambio espectacular.

¿El Gobierno debería aclarar si los andaluces seguirán pagando por usar la autopista AP-4 a Cádiz cuando está a punto de vencer la concesión?

Parece que el contrato termina en 2019. Esto es un motivo más de enfrentamiento. Debería haber un gran pacto por las infraestructuras para evitar que se conviertan en un arma arrojadiza. Todo se puede hablar y negociar.

El Puerto de Huelva ha abierto una terminal ferroviaria. ¿Cree que el de Sevilla se está quedando atrás?

Hay que hacer un esfuerzo para conectar por tren y carretera los puertos andaluces. El de Sevilla tiene todavía pendiente de ejecutar accesos ferroviarios por la parte sur y su salida por carretera no es la adecuada. Debería tener salida a través de la S-40.

+ Entrevista en el periódico ABC …

 

DESTACADO

– «Nuestros políticos viven de anunciar cosas que saben que no se van a hacer» (ABC)
José Abraham Carrascosa, decano del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Andalucía. Andalucía vive instalada en el bucle del «gerundio»: anunciando, prometiendo y reprogramando obras que nunca se hacen, se queja el decano. Carrascosa pide que las infraestructuras queden fuera del campo de minas de la batalla política y que los gobiernos hagan más y prometan menos.
+ Ampliar información …

Uso de cookies

CaminosAndalucía utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies